Despídete de la oficina... no del trabajo

Di adiós a la oficina gracias al teletrabajo
BRIAN FERRANDIZ -
Despídete de la oficina... no del trabajo
Despídete de la oficina... no del trabajo

El teletrabajo avanza imparable. En España, casi un 7% de los empleados ya han optado por él. ¿Y tú? Todos hemos pensado alguna vez que sería mucho más productivo currar desde la comodidad del hogar que perder el tiempo en la oficina con cosas que no van a ningún sitio. “Hasta que no lo pruebas, no sabes lo que te estás perdiendo”, afirma Miguel Folch, un experto en marketing madrileño de 45 años. Si te lo estás pensando, escucha los consejos de quienes ya han dado el paso.

El arte de la concentración

Miguel Folch, 45 años, experto en marketing, padre de dos hijos, Torrejón de Ardoz. Cuando le comenté a mi mujer que me quería instalar en casa para trabajar, se rió de mí. Me dijo que, conociéndome, sería imposible que me centrara. Pues bien, han pasado ya cinco años y el que se ríe hoy soy yo. Ahora niega haberlo dicho. ¡Ojalá la hubiese grabado! Me dedico al marketing, y con las herramientas que tenemos ahora es muy práctico trabajar desde casa. Con mis socios y colaboradores trabajo a través de herramientas como Google Docs y Sheets o Slack, que me permiten compartir mis ideas y organizar perfectamente mi trabajo.

En mis descansos, en lugar de visitar la máquina de café de la oficina, puedo pasear al perro, practicar yoga o desestresarme tocando la batería. Soy un poco maniático con la limpieza, o sea que cuando me bloqueo con una idea cojo el paño y empiezo a limpiar la casa. Eso sí: estoy poco rato. Enseguida vuelvo a ponerme frente al ordenador. En mi anterior trabajo compartía espacio con mucha gente. Era una oficina diáfana y podías escuchar todo lo que estuviera haciendo el de al lado. Ahora me resulta mucho más fácil concentrarme, lo que me ha ayudado a obtener mejores resultados.

Pero lo de estar solo también es un inconveniente. Echas de menos el contacto humano. Por eso yo intento quedar con amigos para tomar un café o comer. A veces, acudo a clases de yoga por la tarde y recupero las horas de trabajo al salir. Si no tengo llamadas previstas durante el día, salgo de excursión con mi portátil y me voy a trabajar tranquilamente a una biblioteca. Las interacciones breves con personas, aunque no las conozca de nada, me ayudan mucho a mantenerme equilibrado.

En general, es una experiencia estupenda, sobre todo en lo que atañe a mi vida familiar. Cuando trabajaba en una oficina, se miraba mal a las personas con hijos que salían a las cinco de la tarde. En casa, lo que importa, no es el tiempo que pases sentado, sino los resultados.

Consejo del experto:

Psicológicamente, una habitación que utilices sólo para trabajar te ayuda a concentrarte. Es como una barrera silenciosa que te dice 'estás en la oficina'. Es imprescindible que tu despacho tenga una puerta. Por muy bien que se porten las niñas, algo se escucha. Procura tener una comunicación intensa con tus colaboradores al otro lado del monitor. No puedes permitir que eso se enfríe. Es importante no ir demasiado por libre y que acabe produciéndose cierta desconexión.

Publicidad

Despídete de la oficina... no del trabajo

Despídete de la oficina... no del trabajo

El poder de la flexibilidad

Jordi Fuentes, 38, diseñador gráfico, sin hijos, Barcelona. Hace un par de años invertía cada día más de dos horas entre ir y volver del trabajo. Un tiempo totalmente perdido. Por eso decidí proponerle a la empresa la idea de trabajar desde casa. Empezamos probando dos días a la semana y, al ver que todo iba bien, aceptaron mi propuesta. Tenía muy claro desde el principio que tenía que establecer una rutina. No podía pasarme el día en pijama frente al ordenador. Es muy importante el hecho de pegarte una ducha y arreglarte como si realmente fueras a ir a algún sitio. Antes de hacerlo, le dedico 20 minutos a leer la prensa del día mientras disfruto de mi desayuno sentado en el sofá. Así me voy despejando. Después, hago 20 minutos de calisténicos y directo a la ducha. Al salir, ya estoy preparado para ponerme a trabajar y he tardado el mismo tiempo que si hubiese tenido que ir a la oficina.

La verdad es que no echo nada de menos aguantar el ambiente de la empresa. Además, me organizo muy bien. Soy muy metódico en cuanto a la organización de reuniones virtuales y demás obligaciones. Y, como no tengo soporte informático en casa, he aprendido a hacérmelo todo yo. Se acabaron las esperas interminables hasta que llegue alguien a mi escritorio para solucionarme el problema. Eso sí: cuando tu hogar se convierte en el sitio donde vives y donde trabajas, puedes llegar a cansarte rápidamente. Lo mejor que se puede hacer es ir saliendo de vez en cuando, aunque sea a la cafetería de al lado de casa. Al principio puedes llegar a sentirte un poco solo, pero al final uno se acostumbra, es cuestión de habituarse. La vida social la puedes tener una vez acabes tu jornada. Tampoco es que seas un ermitaño perdido en medio del monte.

Otro inconveniente es tener que acostumbrar a tu familia y amigos a que tienen que respetar unos límites. Al trabajar en casa creen que estás disponible las 24 horas del día, y tienes que dejar muy claro que no deben molestarte a menos que sea una urgencia. Es necesario que entiendan que, a nivel práctico, pueden molestarte tanto como cuando estabas en la oficina. Si hoy tuviera que volver a tomar la decisión, haría exactamente lo mismo (aunque a veces parece que la empresa te exija más por el mero hecho de estar en casa).

Consejo del experto

Si decides trabajar desde casa, es muy importante que lleves un control del tiempo que inviertes en hacer cada cosa. Lleva el seguimiento durante una semana y así podrás ver cuánto le dedicas al trabajo y cuánto a tu vida. Así podrás hacer ajustes para que haya un equilibrio entre las dos facetas. Sobre todo, es importante que separes lo que es trabajo de lo que es tu vida personal. Cuando te despiertes, resístete a mirar los correos desde la cama. No permitas que el trabajo lo inunde todo. Ya que has logrado tener tiempo para ti, ahora no lo estropees. También tienes que encontrar tu lugar perfecto. Yo tengo dos. Mi despacho es donde paso el 90% de mi jornada. Cuando tengo tareas más mecánicas y no necesito tanta concentración, me mudo a la terraza y disfruto del lujo de poder trabajar al aire libre.

Publicidad

Teletrabajo, la asignatura pendiente de las empresas españolas

Miles de trabajadores en España han pensado más de una vez: "¿Quién pudiera trabajar desde casa?", mientras desesperaban con su coche en un atasco o al tener que pedir el día libre por una avería en el hogar. Aunque España no esté a la vanguardia de esta nueva modalidad de trabajo, lo cierto es que cada vez más las empresas dan facilidades para que sus empleados puedan trabajar, al menos ocasionalmente, desde su casa.

Esta nueva forma de concebir el trabajo tiene numerosas ventajas pero no está siendo fácil de implantar en nuestro país. La media europea se sitúa a día de hoy en un 8,4%. Muy lejos todavía del promedio español. Esta manera de trabajar tiene un largo camino que recorrer para estar asentada jurídica y socialmente en España, pero las empresas apuestan por ello cada vez más. Es una buena decisión, ya que la flexibilidad laboral aumenta la satisfacción de los empleados, tal como indica el estudio de IDC y Cornerstone “Impulsando la cultura de la innovación en la era de la transformación digital”.

Este estudio identifica los beneficios del trabajo flexible tanto para la compañía como para los trabajadores y cómo pueden fomentarlo las empresas:

  • Uno de los beneficios más reconocidos por los trabajadores es la flexibilidad horaria, que permite una organización de tiempo y tareas a medida, de modo que faciliten la conciliación laboral y familiar. Esto conlleva un gran compromiso personal por parte del trabajador, que, por su parte, se responsabiliza de sacar adelante su trabajo y cumplir sus objetivos laborales.
  • Otro beneficio muy valorado por las empresas es el ahorro. El trabajo desde el hogar permite a la empresa reducir diariamente los costes de luz, calefacción o telefonía. Incluso el alquiler de las oficinas, que podrían reducirse a espacios diáfanos donde puedan celebrarse reuniones puntuales.
  • También el empleado ahorra, no solo en combustible o abono de transporte, sino también en tiempo, un activo más valioso aún. Además, esta reducción favorece a la sostenibilidad de las ciudades reduciendo los niveles de contaminación, y una mayor movilidad, al descongestionar el tráfico en las vías de acceso a hora punta.
  • Mejora de la productividad. En un país en el que estamos acostumbrados a trabajar bajo la supervisión de un jefe y donde incluso puede estar mal visto salir de la oficina en el horario fijado, nos cuesta creer que teletrabajar pueda ser una forma de realizar nuestra labor igual de exigente que acudir a la empresa. Pero la realidad no dice lo mismo. Las personas que trabajan desde casa, al ganar autonomía, son mucho más productivas en sus horas de trabajo y logran abarcar más tareas en menos tiempo que un trabajador con un horario estipulado. Además, son más felices trabajando, al ver que pueden compatibilizar su vida laboral con el resto de aspectos de su vida personal.

¿Cómo favorecer la implantación del teletrabajo en las empresas?

Las empresas deben adoptar programas para fomentar una cultura inclusiva, donde el trabajador se sienta parte importante de la compañía a pesar de no trabajar físicamente allí; planes de formación que doten a los trabajadores de las herramientas tecnológicas necesarias para ejercer sus funciones a distancia con eficacia; y pautas de planificación y organización del trabajo para que los equipos, a pesar de la distancia, trabajen más unidos que nunca.

A su vez, la empresa debe establecer canales de comunicación fluidos que permitan la existencia de entornos laborales colaborativos y abiertos. Esto permitirá a los trabajadores libertad e iniciativa a la hora de organizar su trabajo y al mismo tiempo se sentirán parte activa de la empresa.

Publicidad
Te recomendamos

¡Y rienda suelta al relax!...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...