Erecciones más duras

Me encuentro bien, pero mis erecciones no son tan duras como antes. ¿Qué me pasa? (Santiago Domínguez, Madrid) Tus erecciones son un barómetro de tu estado de salud general, así que vete al médico de cabecera. Estudios realizados por el Baylor College of Medicine (EE.UU.) señalan que factores como el estrés, la falta de sueño y por supuesto un aumento en el consumo de alcohol pueden provocar erecciones menos rígidas. Ahora bien, si la debilidad en las erecciones persiste, podría ser un primer síntoma de cardiopatía, diabetes o de un bajo nivel de testosterona. Pídele a tu médico que te haga pruebas de la función endotelial y de los niveles de colesterol, azúcar en sangre y testosterona. Si los resultados indican una cardiopatía o diabetes, puede que necesites medicación y/o algún cambio en tu estilo de vida.
Men's Health -
Erecciones más duras

Me encuentro bien, pero mis erecciones no son tan duras como antes. ¿Qué me pasa? (Santiago Domínguez, Madrid)

Tus erecciones son un barómetro de tu estado de salud general, así que vete al médico de cabecera. Estudios realizados por el Baylor College of Medicine (EE.UU.) señalan que factores como el estrés, la falta de sueño y por supuesto un aumento en el consumo de alcohol pueden provocar erecciones menos rígidas. Ahora bien, si la debilidad en las erecciones persiste, podría ser un primer síntoma de cardiopatía, diabetes o de un bajo nivel de testosterona. Pídele a tu médico que te haga pruebas de la función endotelial y de los niveles de colesterol, azúcar en sangre y testosterona. Si los resultados indican una cardiopatía o diabetes, puede que necesites medicación y/o algún cambio en tu estilo de vida.

Si el problema es simplemente que tienes la testosterona un poco baja, puedes tomar tres medidas para subirla (la testosterona... bueno, las dos cosas). Paso 1: cuando entrenes con pesas, asegúrate de hacerlo despacio, empleando 6 segundos por repetición (3 arriba, 3 abajo). Trabajar con pesas a ritmo lento aumenta la producción de testosterona, según un reciente estudio japonés. Paso 2: Procura volver a dormir 8 horas cada noche; la carencia de sueño puede afectar a la producción de testosterona. Paso 3: sigue una dieta alta en grasas monoinsaturadas, como las de las almendras y el aceite de oliva; estas grasas son la base en la que se fundamenta la hormona. Si después de todo ello los niveles de testosterona siguen bajando –por debajo de 300 nanogramos por decilitro (ng/dL)–, consulta a tu médico sobre la terapia sustitutiva de testosterona.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...