Sí, los hombres también fingimos los orgasmos

Revelamos el porcentaje de hombres merecedores de un Oscar por su interpretación entre las sábanas.
Xan Pita -
Sí, los hombres también fingimos los orgasmos
Sí, los hombres también fingimos los orgasmos

La mujeres no tienen  el monopolio en esto de fingir orgasmos, tal y como revela una investigación publicada recientemente en Sexual and Relationship Therapy.  Y es que por extraño que pueda sonar, los chicos también sabemos convertirnos en Meg Ryan en aquella mítica escena de Cuando Harry encontró a Sally.

Lo dice la ciencia

Los llamativos resultados se obtuvieron gracias a un trabajo en el que los científicos pidieron a un total de 458 hombres entre 18 y 29 años que relatasen sus experiencias sexuales mantenidas en los últimos cuatro meses. El  resultado: un 50% de los hombres reconocieron haber fingido sus orgasmos, al menos una vez.

¿Y a qué se debe? Los científicos descubrieron que las razones que llevan a los hombres a fingir un orgasmo son, generalmente, experiencias sexuales negativas, exceso de alcohol o no querer dañar los sentimientos de su pareja.

Más de los que crees

Si tienes problemas para llegar al orgasmo, puede que sufras retraso de la eyaculación. Se trata de una disfunción que afecta a un 8% de los hombres y puede estar causada por la ingesta de determinados medicamentos, diabetes, depresión, o porque estás acostumbrado a un tipo de estimulación determinada muy difícil de alcanzar manteniendo relaciones con una pareja.

¿Y si es ella la que está fingiendo el orgasmo? Échale un vistazo a este artículo para lidiar con tan peliaguda situación: www.menshealth.es/sexo/articulo/Esta-fingiendo

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...