Por qué los españoles mentimos en el sexo

Los resultados de búsquedas en Google desmienten varios estereotipos sexuales
Carlos Ramos -
Por qué los españoles mentimos en el sexo
Por qué los españoles mentimos en el sexo

¿Somos unos fantasmas al hablar de sexo? A la vista de los últimos estudios, la respuesta es sí.

El delator es, como de costumbre, nuestro amigo Google. O, mejor dicho, el big data: esa ingente cantidad de información que existe en Internet de cada uno de nosotros y que se elabora según nuestras búsquedas, perfiles en redes sociales, gustos, compras on line...

Según el experto en datos y colaborador de The New York Times Seth Stephens-Davidowitz, las respuestas más fiables a los temas socialmente delicados están en realidad en Internet. ¿La razón? Pues porque en la vida real, en lo referido al sexo, mentimos más que hablamos. Engañamos a familiares, amigos, médicos, encuestas... ¡incluso a nosotros mismos! Los datos que arroja la Encuesta General (EE.UU.) sobre la frecuencia con la que los estadounidenses mantienen relaciones sexuales no coinciden ni por asomo con la venta de preservativos. En España, según las encuestas del CIS, tampoco.  

Si diéramos por válido lo que dice el CIS, los españoles tenemos una vida sexual bastante activa. Sin embargo, el panorama que puede trazarse gracias a los datos extraídos de la Red es bien distinto. Un ejemplo: la búsqueda "matrimonio sin sexo" es tres veces y media superior a "matrimonio infeliz" y ocho veces superior a "matrimonio sin amor". Las quejas e inquietudes de los hombres y las mujeres son similares. ¡Incluso sin haber pasado por el altar! "Relación sin sexo" también es de las búsquedas más frecuentes en Google.

Sin embargo, sigue habiendo diferencias por géneros en algunas de las máximas preocupaciones sexuales. La obsesión de los hombres por nuestro pene es manifiesta: buscamos más sobre nuestro miembro que sobre cualquier otra parte del cuerpo, incluso por encima de otras tareas: "cómo hacer una tortilla", por ejemplo. En cambio, ellas le dan poca importancia: por cada búsqueda con la palabra 'pene' de una mujer hay 170 de hombres.

¡Pero ellas tampoco están libres de complejos! En Estados Unidos, la inseguridad de las mujeres se focaliza en los pechos y el trasero. En 2004, las búsquedas más frecuentes eran sobre cómo reducir las nalgas, pero a partir de 2010 cambió la tendencia a aumentarlas ¿Efecto Kardashian? Además, en 2015, por cada cinco búsquedas sobre implantes de mamas, hay una de implantes de nalgas. Otro (previsible) dato: los hombres buscamos casi 20 veces más pornografía con pechos grandes que con pechos pequeños.

El orgasmo es otra de las preocupaciones clave. Mientras nosotros preguntamos cómo alargar la relación, ellas buscan por igual cómo hacer que el chico alcance antes o después el orgasmo. También parecen más preocupadas por un excesivo tamaño del pene, con búsquedas como "dolor durante el sexo". Ellas también se interesan por sus órganos sexuales, pero más por salud que por estética.

Conclusión: la mayor parte de los miedos sobre la percepción de nuestra pareja en el sexo están injustificados, así que... ¡fuera complejos, y a practicar más!

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...