Mejor que conduzca ella

Mujer al volante y hombre de copiloto: la pareja perfecta en la carretera
Martín Iraola -
Mejor que conduzca ella
Mejor que conduzca ella

Si alguna vez has soltado eso de “las mujeres no saben conducir”...mucho nos tememos que vas a tener que comerte tus palabras. No sólo por lo machista y casposo que resulta el comentario, sino porque ahora tienes a la ciencia en tu contra. ¿Y sabes por qué? Porque la pareja más segura al volante es la mujer conduciendo y el hombre como copiloto.

La razón es de peso: esta combinación, pese a no ser la más habitual en nuestras carreteras, registra una accidentalidad seis veces inferior a los coches con conductores y copilotos masculinos.

La ayuda de un compañero

Sin embargo, el tándem conductor-copiloto más común en los coches de los españoles es el hombre conduciendo y la mujer como copiloto, pareja que tiene el doble de riesgo de sufrir un accidente que la anterior. En cuanto a la combinación más peligrosa en carretera, ésta corresponde a dos hombres, uno conduciendo y el otro como copiloto.

Ésta es la principal conclusión del estudio El copiloto y su influencia en la prevención de los accidentes de tráfico. Una perspectiva de género que ha presentado la Fundación Línea Directa y que, por primera vez en nuestro país, analiza la figura del copiloto de forma independiente al resto de ocupantes y mide su influencia real en la seguridad vial. Una influencia que, sin duda, parece muy positiva. De hecho, la accidentalidad en coches con copiloto es hasta un 35% inferior a la de los coches con un único ocupante.

Según Francisco Valencia, Director General de la Fundación Línea Directa, “frente a lo que se pueda pensar, el copiloto es un valor para la conducción y evita, de forma real, cientos de muertes en carretera cada año”.

Buenos y malos

La Fundación Línea Directa ha querido analizar el perfil del copiloto en España, atendiendo a factores como la edad y el sexo, establecido en términos absolutos en base a la accidentalidad. Para ello, ha elaborado un perfil del “copiloto imperfecto”: un joven varón de entre 18 y 29 años que no colabora con el conductor, habla en exceso durante todo el trayecto, critica continuamente la forma de conducir o manipula constantemente los dispositivos de los salpicaderos. 

En el lado opuesto se sitúan los “copilotos perfectos”, personas de entre 60 y 69 años generalmente hombres, que presentan una actitud más colaborativa, provocan menos distracciones, están pendientes de la señalización y cumplen siempre las normas.

En cuanto a las infracciones, cuando se conduce acompañado de un “copiloto imperfecto” aumentan las infracciones relacionadas con la velocidad y el frenado sin causa justificada. Asimismo, estos copilotos toleran en exceso conductas irresponsables al volante, como la velocidad inadecuada (46%), las distracciones (11%), la conducción brusca (7%), las discusiones con otros conductores (6%) o no respetar la distancia de seguridad (5%).

Sin embargo, con un “copiloto perfecto” disminuyen las infracciones causadas por falta de atención. Además, este tipo de copiloto, no permite a su conductor circular sin cinturón de seguridad, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, saltarse las señales o utilizar el móvil mientras conduce. 

Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...