6 problemas sexuales que estás a tiempo de remediar

Son muchos los estorbos que están al acecho, aunque puedes convertirlos en tus aliados si sabes cómo hacerlo. Nosotros te damos las claves
Men's Health -
6 problemas sexuales que estás a tiempo de remediar
6 problemas sexuales que estás a tiempo de remediar

A veces el sexo sí es como en las películas: Abres la puerta de golpe, ella lanza los zapatos por el aire, tiras un jarrón (¡otra vez no!) y ella alcanza el orgasmo en dos minutos… y con un grito que oye medio vecindario. Pero todos sabemos que eso no es lo más frecuente. La vida le disminuye la libido a cualquiera. Los niños aparecen justo cuando la cosa se pone interesante, o esos tres gin-tonics te han, ejem, ablandado. (Nos ha pasado a todos).

Estos problemillas son perfectamente normales y hasta podrían ser positivos si, como se suele decir, te relajas y los disfrutas. Saca partido a estas situaciones y tu relación sexual mejorará aún más que si todo fuera sobre ruedas. ¿Preparado para darle la vuelta a la tortilla? Estos consejos harán que revivas pasiones… y rompas jarrones.

 

Los dos estáis estresados

Malas noticias: quieres practicar sexo para aliviar la tensión, pero puede que a ella le ocurra justamente lo contrario, que le produzca más tensión pensar en ponerse dale-que-te-pego cuando tiene la cabeza en otra cosa.

Solución

Propón a tu agobiada media naranja que os reservéis unos momentos para realizar las tareas pendientes. Dedicad ese tiempo a las cosas que os inquietan para liberaros del estrés y hacedlo sin preocupaciones. Muchas mujeres necesitan cerrar los asuntos pendientes para que el sexo pueda desestresarlas de verdad

 

El sexo le resulta doloroso

Si hacer el amor le duele, es bastante comprensible que no tenga muchas ganas. Sufrir molestias durante la penetración suele deberse a la sequedad o a una infección vaginal, pero tampoco deberías descartar un problema más grave.

Solución

Ella debería pedir visita al médico. Mientras tanto, probad con un buen lubricante, a ver si la cosa se arregla. Ponte una cantidad generosa en la punta del dedo e introduce y saca el dedo de su vagina lentamente, lubricando las paredes interiores. Y hazlo con mucho cuidado.

 

Está embarazada de varios meses

Espera menos si está esperando. Según un estudio de Journal of Sexual Medicine, el 42% de las embarazadas se sienten menos atractivas, y una de cada cuatro dice que el deseo de su pareja disminuyó durante el embarazo.

Solución

Adoptad las posturas más cómodas para ella: tú detrás y ella encima. Ambas la harán sentir más sexy: muchas mujeres ganan casi un kilo sólo en los pechos. Los pezones se vuelven muy sensibles, aunque también pueden generarle molestias, así que emplea una cantidad generosa de aceite corporal para masajeárselos.

Publicidad

Los niños nunca os dejan solos

Los llantos y las quejas de un niño no son la mejor banda sonora para la pasión. Cuesta pasar de cambiar pañales a quitarse la ropa.

Solución

Convierte la habitación en una alcoba como Dios manda. Y consigue un cerrojo, porque si no, no habrá forma de que se relaje de verdad. Habla con los niños y explícales que el dormitorio es una zona reservada a los adultos. Y dale la patada a Mr. Potato también. Si hay juguetes tirados por la habitación, es difícil cambiar el chip. A veces funciona separar las cosas físicamente para poder hacerlo mentalmente.

 

Has bebido demasiado

Aunque no estés como una cuba, puede que la maquinaria esté fuera de servicio. El alcohol deprime el sistema nervioso y algunas cosas más de por ahí abajo.

Solución

Ahora que estás desinhibido, aprovecha para sugerir una postura loca que ya hayáis probado. ¿Demasiado tocado? Ponte de pie, pero apoya las caderas en el colchón, mientras ella se coloca boca arriba delante de ti. En esta postura, no hay riesgo de que acabes dando cabezadas (como podría ocurrirte en el misionero), pero estás apoyado. Si no, dile de dejarlo para la mañana siguiente.

 

A tu vida sexual le falta chispa

"El misionero otra vez no", piensas. A cualquier pareja puede ocurrirle que los movimientos bajo las sábanas acaben siendo predecibles. Las posturas de siempre tal vez nos hacen sentir cómodos, pero al final nos aburren.

Solución

Hacer ejercicio, masturbarse o leer literatura erótica ayudan a excitarse. Luego, podéis tocaros el uno al otro por turnos, explorar vuestros cuerpos y hablar de qué os gusta. Con esta información tenéis más posibilidades de encontrar movimientos nuevos que den vida a vuestras relaciones sexuales.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...