Los 10 secretos sexuales de ellas al descubierto

Prepárate para aprender un montón de cosas de ellas, aprovecha esa información para revolucionar tu vida sexual. Ella te lo agradecerá.
BRIAN FERRANDIZ -
Los 10 secretos sexuales de ellas al descubierto
Los 10 secretos sexuales de ellas al descubierto

Secreto 1: Quiere más marcha… y más morbillo

Quiero que juguemos a ser otros… Sí: ¡disfraces!/ Me gustaría tanto que tuvieras algo de Christian Grey. /Quiero que me agarres del pelo./ ¡Me encanta que me aten! /A veces me gusta el rollo BDSM.  / Me va el sexo un poco más duro. /Me gusta el bondage./ Me pone que un tipo tome el control en la cama de vez en cuando. 

Un estudio publicado en Journal of Sexual Medicine sostiene que el 65% de las mujeres quieren sentirse dominadas alguna vez. Invítala a ver 50 sombras de Grey, y suéltale un: “Me gustaría probar eso contigo”. Luego, hazle caso a la sexóloga Carme Sánchez, codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona: “Empieza por prácticas soft, como atarle las manos (o que ella te las ate a ti), o usar un látigo suave”. 

Secreto 2: Tiene fantasías con otras mujeres

El porno de chicas con chicas es muy sugerente. Pero nunca vemos porno juntos, así que no me extraña que no sepa que me va el tema… No me importaría hacérmelo un día con otra mujer./ Hay algo en la visión de una chica desnuda que me excita. /A veces, fantaseo con mujeres cuando me masturbo. 

A más de la mitad de las mujeres les apetecería meterse entre las sábanas con otra chica... y a más del 60% de los hombres también (según una encuesta llevada a cabo en nuestra web). Si formas parte del grupo, ponte manos a la obra. “Ensaya con tu pareja. Actuad como si esa otra mujer ya estuviera en la cama”, recomienda Carme Sánchez. Si os sentís cómodos, quizás ha llegado el momento de ampliar el cupo. 

Publicidad

Secreto 3: Quiere que la beses más

No le gusta perder el tiempo besándome. Lo hace si se lo pido, pero apenas usa la lengua… Y yo lo que quiero es que me agarre y que me bese durante horas. 

¿Estamos perdiendo la costumbre de pegarnos largas sesiones de morreos? Pues al parecer, sí. “Y es una pena, porque el ‘sexo de pasillo’ (los besos, las caricias, los recibimientos) es básico para recargar las pilas sexuales de la relación”, afirma Sánchez. Bésala durante dos minutos. Es el tiempo mínimo para que los receptores nerviosos de los labios liberen neurotransmisores del placer, y para que aumente la producción de testosterona, lo que potencia la libido. Y asume de una vez que los besos no tienen por qué llevar al sexo: así dejarás de tener prisa.

Secreto 4: Ella también fantasea con otro hombre

Me pone pensar en otros tíos. /Fantaseo con otras personas. Del mismo sexo o del contrario./ Quiero tirarme a un compañero del trabajo. /Cuando estoy con él, pienso en otro. 

Fantasear con otros es normal. Como señala Carme Sánchez: “Las fantasías son el combustible de la sexualidad y nuestro ‘cerebro sexual’ necesita diferentes tipos de opciones sexuales…”. Tranquilo: eso no significa que ella te vaya a ser infiel. Los pensamientos no son la realidad: al que quiere en su interior es a ti. 

Secreto 5: A ella le gusta jugar sola con sus juguetes

Me encanta mi consolador. /Nunca he tenido orgasmos durante el sexo, sólo cuando me masturbo./ Me gusta mucho más la masturbación que el sexo. /Sólo llego a correrme si lo hago a solas./ El porno y un vibrador me ayudan a conseguir el placer total que busco y que no encuentro con mi novio. /Tengo un impulso sexual mucho mayor que el suyo, y tengo que ocuparme de mis necesidades… 

En nuestra encuesta, muchas mujeres nos han contado que disfrutan en secreto del placer a pilas… y el 23% nos ha confesado que tienen sus juguetes sexuales escondidos a buen recaudo (lástima: a los hombres nos encanta mirar). ¿Por qué no le ponéis un punto picante a vuestra próxima cita y la aprovecháis para visitar jugueterías (en persona o por Internet)? Si algo le pone (o te pone a ti), ¡a por ello! Probad, por ejemplo, el We-Vibe Sync, creado para parejas. Su forma en C le estimula el clítoris y el punto G durante el sexo. Y tú también lo notarás…

Publicidad

Secreto 6: Tu novia finge el orgasmo. Sí, a menudo.

Sólo he tenido orgasmos con un novio, o a solas, aunque todos se creen que con ellos lo he alcanzado. /¿Ese “movimiento” suyo? Lo odio. Una vez chillé porque quería que acabara y ahora tengo que seguir fingiendo que me gusta./ Casi todos los orgasmos que se supone que he tenido con él durante el último año, los he fingido totalmente 

Más del 40% de las mujeres lo admite. Ponle remedio. Pregúntale qué es lo que le gusta o, mejor aún: dile que te lo enseñe, tal como aconseja el sexólogo David Ortmann. Dile: “Me encantaría ver cómo te tocas: me pondría muchísimo, y me serviría para aprender a tocarte”. Mientras se masturba, bésale el cuello, tócale los pezones... Observa qué es lo que hace cuando llega al orgasmo, y copia alguna de sus técnicas de contacto. “Mantente muy atento a sus movimientos y pídele que te enseñe como lo hace, diciéndole que te excita mucho la situación”, propone Sánchez. Y recuerda: el clítoris es muy pequeño, así que cualquier cambio mínimo puede suponer una gran diferencia.

Secreto 7: Ella se atrevería a probar... si tú estuvieras de acuerdo

Me gusta cuando él me masturba /Preferiría tener una relación abierta o experimentar con terceros./ No me importa que sea un polvo rápido la mayoría de las veces. /Me encanta hacerle felaciones, y me pone mucho ver cómo se corre./ Me gusta el sexo anal. /Esas posiciones sexuales extrañas… ¡me encantaría probarlas! 

7 de cada 10 mujeres están dispuestas a explorar territorio desconocido, así que proponle nuevas experiencias. Poned en común lo que os gustaría probar (luz verde), lo que os provoca curiosidad pero que no os atrevéis a llevar a cabo (amarilla) y lo que queda fuera de toda discusión (luz roja). Luego, seleccionad una luz verde y una amarilla del listado del otro. Eso sí: si quieres que tu pequeño experimento de sinceridad tenga éxito, hazle caso a Carme Sánchez: “Hablad del tema fuera de la cama, en un entorno neutro, e intenta entrar en materia diciéndole que has leído tal cosa en una revista o que has escuchado tal otra en la radio y preguntándole qué opina de esas experiencias”. 

Secreto 8: Le da corte contarte sus necesidades

 No me gusta cuando me frota el clítoris. / ¡Ojalá se dedicara más a los preliminares y le prestara más atención a mis tetas! / El juego con los pezones y el sexo oral, sumados al coito, me ayudan a llegar el orgasmo. / El punto G no lo tengo tan hondo. / Me gusta que me metan el dedo. 

Por algún motivo (por vergüenza, quizá, o por lo que puedas decir o pensar), el 46% de las mujeres no le cuenta a su pareja lo que realmente quiere en la cama. Lo mejor para conseguir que se abra es que seas tú el primero en hacerlo. Dile: “quiero contarte algo, pero me siento incómodo: ¿quieres oírlo?”. Así crearás un espacio de seguridad para ella. Compartir algo privado crea una mayor sensación de intimidad: le encantará (y le ayudará a ser sincera).

Publicidad

Secreto 9: Ella quiere más sexo

Me apetece a todas horas. / Presta más atención, ¡explora mi cuerpo! / No sabe lo aburrida que me tiene. Ya no hay sorpresas eróticas. / Querría sexo más a menudo si no fuera tan rutinario. ¡Sedúceme! ¡Ponme caliente! / Él no sabe lo sexual que puedo llegar a ser. 

Olvídate de clichés y de dolores de cabeza fingidos. Siete de cada 10 mujeres nos han dicho que desearían tener sexo más a menudo. ¿Qué tal comenzar por mantener conversaciones subidas de tono? Whatsapp os puede echar una mano... También podéis marcar en el calendario una noche romántica cada cierto tiempo. Relajaos y divertíos, manteniendo un tono de flirteo y de romanticismo. Recuperad el encanto y la curiosidad de ese acabar de conocerse. ¡Ah! Y las velas y la música son un clásico recurrente por algún motivo. Usadlos sin
ningún miedo.

Secreto 10: Se siente incómoda hablando de su pasado

He estado con más hombres que él con mujeres... ¿y qué pasa exactamente? / ¿Qué debo mantener más en secreto? ¿Que he practicado el sexo anal, o que he hecho tríos? / Pues sí: si soy tan  buena con la boca es porque he practicado mucho. Más de lo que él llegaría a imaginarse nunca. 

Las mujeres tienden a restarle importancia a su historial sexual; el 38% nos confesó que ocultaban algo. Puede que tenga miedo de lo que puedas pensar, así que, si lo necesitas, anímale a que comparta sus experiencias contigo, y no reacciones con dureza. Pregunta las cosas de modo amigable y usa esta información para mejorar vuestra relación, y para nada más. Si ves que no puedes hacerlo, recuerda la recomendación de Carme Sánchez: “Céntrate en vuestro presente sexual y en como mejorarlo, y deja su pasado y el tuyo tranquilos”.

Publicidad
Te recomendamos

El mejor surfero español sigue en la cresta y protagoniza nuestro especial moda de ju...

Estar afeitado en un festival es un plus a tener muy en cuenta...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

Presentada la Nike Zoom Pegasus Turbo: La mezcla perfecta...

Asegurar a tu mascota y otras muchas cosas que quizá no te has planteado. ¡Ahora es e...

Protegerla no es lo único importante para tu piel este verano...