Entrena en caliente

Olvídate del gym. Te presentamos el entrenamiento más divertido del mundo.
Eduardo Monje -
Entrena en caliente
Entrena en caliente

1. Suspensión con apoyo sobre silla


Más divertido que... hacer dominadas.
Para hacer este ejercicio necesitas algo de equipamiento. Tú fortalecerás todo el tren superior y ella podrá cabalgar a sus anchas... siempre y cuando no te sueltes, claro.

Paso A. Agárrate al marco de una puerta o a una barra de dominadas (si tienes) y apoya los pies sobre una silla colocada frente a ti.
Paso B. Pide a tu pareja que se coloque a horcajadas sobre ti con los pies en el suelo. Sube y baja con la fuerza de los brazos. Incluso los movimientos más pequeños resultan muy efectivos en esta posición.

1. Suspensión con apoyo sobre silla

Publicidad

2. El ocho

Más divertido que... los giros rusos.
La postura del misionero permite una ligera variación que involucra tus oblicuos y estimula su punto G. Es parecido a hacer el puente, pero debajo tienes algo más entretenido que
un charco de sudor sobre una colchoneta mugrienta.

Paso A. Colócate encima de ella apoyado sobre las palmas y con los brazos extendidos.
Paso B. Con el cuerpo recto y el abdomen en tensión, muévete despacio dibujando un ocho con las caderas.

2. El ocho

Publicidad

3. Curl con cuerpo femenino

Más divertido que... el curl de bíceps.
Este ejercicio es parecido a hacer bíceps en un banco Scott, sólo que con una pequeña distracción y un objetivo final ligeramente distinto. Además, puedes variar el ritmo y acelerar tu entrenamiento.

Paso A. Túmbate con la espalda apoyada sobre un cojín grande. Pide a la chica que te monte a horcajadas y se incline hacia delante apoyando las manos sobre tus hombros.
Paso B. Agárrala de las caderas y muévela arriba y abajo variando la velocidad. No hace falta que pidas ayuda a un compañero.

3. Curl con cuerpo femenino

Publicidad

4. La carretilla

Más divertido que... el paseo del granjero.
Este ejercicio implica los bíceps y el core. La posición es perfecta para una penetración profunda y potente, así que extrae todo el partido a cada repetición.

Paso A. Ponte de pie detrás de ella y pídele que apoye las manos en el suelo. Agárrala por los muslos y levántala en vilo.
Paso B. Dile que te rodee la cintura con las piernas y entonces acércala hacia ti para penetrarla a la vez que contraes los glúteos.

4. La carretilla

Publicidad

5. El columpio

Más divertido que... el peso muerto.
Esta postura viene a ser como un levantamiento olímpico, ya que involucra los glúteos y los isquiotibiales. Cada vez que empujas, trabaja todo el tren inferior. Y encima tienes las manos libres para hacer con ellas lo que te apetezca.

Paso A. Túmbate boca arriba con las piernas flexionadas y pide a tu chica que se te siente encima pero de espaldas a ti. Cuando estéis los dos preparados, ya os podéis “acoplar”.
Paso B. Levanta las caderas y contrae los glúteos con fuerza en cada repetición. Ya verás cómo le gusta columpiarse.

5. El columpio

Publicidad

6. El mono araña

Más divertido que... las sentadillas.
Esta última postura es un verdadero rompepiernas. Y al tener que levantar a la chica, también trabajas la zona lumbar. Remata la faena por todo lo alto y vete a la cama a descansar.

Paso A. Estando de pie, levanta a la chica en vilo y dile que te rodee con las piernas. Agárrala por la parte baja de la espalda.
Paso B. En el punto más alto de cada repetición ponte de puntillas un segundo antes de bajar otra vez. Continúa hasta
que los dos os convirtáis en monos aulladores.

6. El mono araña

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...