Mejora tu sexo con el yoga

Hubo una época en la que las clases de yoga estaban llenas de chicas… y de viejos hippies barbudos... Ahora muchos van para mejorar su vida sexual.
Dani Puigvert -
Mejora tu sexo con el yoga
Mejora tu sexo con el yoga

Si has practicado yoga en los últimos años, te habrás dado cuenta de que las cosas han cambiado. Cada vez más tipos normales se lanzan a probar la postura del loto para mejorar su flexibilidad, su fuerza, su equilibrio mental… ¿Y algo más?

Aprender a respirar puede ayudarnos a controlar la eyaculación, tener consciencia de nuestro cuerpo, incrementar la sensación de placer y mejorar la flexibilidad, además de disfrutar de todas las posibilidades que nos ofrece el sexo”, explica Lydia Shammy, autora de Trucos y consejos para vivir en pareja (Ed. Edimat).Noelle Greaux es instructora de yoga y terapeuta de acupresión, lleva más de una década investigando lo que esta milenaria disciplina oriental puede conseguir entre las sábanas.

Hemos extraído una breve rutina de su libro, Better Sex Through Yoga, (Ed. Broadway). Complétala cinco veces (deberías tardar unos diez minutos) y… haz temblar los cimientos.

La plancha

Túmbate boca abajo, como si fueras a hacer una flexión. Apoya bien los pies, respira hondo y suelta el aire mientras te elevas extendiendo los brazos. Intenta estirar el cuerpo al máximo y formar con él una línea recta. Aguanta 30 segundos.

Lo que logras:

Alargar la columna, reforzar los hombros y los músculos de la zona renal, y tonificar los abdominales y el centro sexual
(la pelvis y el perineo).

La versión Greaux:

Adopta la postura de la plancha con ella tumbada debajo, y pídele que suba la pelvis...

             

Publicidad

El perro

Comienza como si fueras a hacer la plancha, pero aguántate con el empeine de los pies. Estira los brazos, arquea la espalda y sube el torso tanto como puedas. Si lo haces bien, lo único que debería tocar el suelo son las palmas de las manos y los empeines. Aguanta 30 segundos.

Lo que logras:

Aumentar el flujo sanguíneo hacia el centro sexual, mejorar la flexibilidad de la zona renal, desarrollar muñecas, brazos y fuerza abdominal.

La versión Greaux:

Practica esta postura con tu pareja debajo, y pídele que se mueva hacia arriba rápidamente para estimularte.

                                                     

Publicidad

El triángulo

Colócate a cuatro patas. Baja el trasero hasta los talones y apoya la cabeza en el suelo. Deja caer los brazos y coloca las palmas de las manos hacia arriba. Respira hondo y aprieta el estómago contra los muslos. Aguanta la postura un minuto.

Lo que logras:

Destensar la espalda, abrir las caderas, aumentar el flujo sanguíneo a la pelvis y relajarte.

La versión Greaux:

Cuando estés completamente relajado, pídele que abra las piernas y se recueste en un mueble, mientras tu te acercas por detrás.
                                                          

Publicidad

La mariposa

Siéntate y junta los pies. Cógetelos con las manos, inspira y estírate de manera que tu coronilla apunte hacia el techo y tu barbilla hacia el ombligo. Luego, suelta el aire, y aprieta los brazos y los codos sobre los muslos o las rodillas. Tensa el abdomen (como si trataras de llevar el ombligo hacia los riñones). Respira con normalidad y aguanta 30 segundos.

Lo que logras:

Aumentar el flujo sanguíneo hacia la pelvis, reducir la ansiedad y la fatiga.

La versión Greaux:

Siéntate frente a tu chica, enlazad las piernas… y a jugar.
  

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...