Diez zonas erógenas que la llevarán al cielo

Presta atención a estas zonas de su cuerpo
XAN PITA -
Diez zonas erógenas que la llevarán al cielo
Diez zonas erógenas que la llevarán al cielo

Dedicarle tu atención a ciertas partes de su cuerpo puede convertir el buen sexo en inolvidable. Aquí tienes una pequeña guía de las zonas erógenas que deberías tener en cuenta a la hora de conseguir que tu pareja disfrute lo máximo posible. 

 

Publicidad

El ROSTRO

El cerebro de una mujer se queda en blanco para el orgasmo. Comienza la secuencia sosteniendo su cabeza sobre tu regazo y dándole masaje con los pulgares en el área arriba de las cejas. "La gente experimenta mucha tensión en el rostro, y esto le ayuda a liberarla y volverse más perceptiva a la excitación", explica David Givens, doctor en filosofía y autor de Love Signals. Observa si sus labios se separan, dice Givens: "Cuando una persona está excitada, relaja los músculos que mantienen la mandíbula cerrada".

Publicidad

LOS OREJAS

Estas son las puertas a dos formas de excitación: física (reflexógena) y mental (psicógena), dice Emily Nagoski, doctora en filosofía e investigadora sexual de la Universidad de Indiana. Toca o da masaje a la oreja con el pulgar y el índice mientras acaricias la parte de atrás de su cabeza con los dedos. (Ignora el lóbulo de la oreja, que es insensible.) "El simple hecho de oír tu respiración la va a excitar", sugiere Ann Hooper, coautora de 269 Amazing Sex Tips and Tricks for Men.

Publicidad

El CUELLO

"Roza con tus labios su garganta y barbilla", dice Sandor Gardos, fundador del sitio web mypleasure.com. "La piel es más delgada en los lugares donde el cuerpo se flexiona. Los nervios y vasos sanguíneos están más cerca de la superficie, por este motivo, este también es el punto donde debemos ponernos el perfume".

Publicidad

LOS LABIOS

Besar es tu examen de admisión al resto del cuerpo. "Le indica que sabes ser sutil, sin importar en qué parte de su cuerpo estés", explica Hooper. Además, le ofreces un entremés hormonal, inundando su hipotálamo (el centro de excitación del cerebro) con olores y sabores repletos de feromonas. Lame suavemente su labio superior y apriétalo suavemente entre tus labios.

Publicidad

LOS DEDOS

Mientras ven una película o realizan un vuelo largo, acaricia sus palmas; las manos están llenas de receptores sensoriales. Extiende tus dedos hacia fuera desde la parte superior de su palma, moviéndolos con suavidad hacia sus dedos. Hazlo con mucha suavidad, los receptores sensibles al tacto en la piel responden mejor que los receptores sensibles a la presión. "Debe ser lo suficientemente discreto como para que nadie se dé cuenta, pero incitador para despertar otras partes de su cuerpo", dice Lauren Slade, fundadora del Colegio Universal de Reflexología.

Publicidad

LOS ANTEBRAZOS

"La parte interna de la muñeca es muy sensible a la temperatura", explica Herbenick. Haz la prueba lamiendo su muñeca y soplando con suavidad para crear una sensación refrescante. Así, se activan receptores especiales que detectan las diferencias de temperatura. Y en los folículos capilares hay receptores sensibles: "Cualquier área que tenga vello fino responde mejor a un toque suave, casi inexistente", explica Gardos. "Sólo tienes que estimular sus cabellos y harás que sienta escalofríos."

Publicidad

LOS SENOS

Trata con respeto el tejido erógeno repleto de nervios en la parte superior e inferior del seno, antes de tocar el pezón. "Tu técnica debe ser tan suave que apenas hundas la piel", dice Kerrie Grow McLean, terapeuta sexual del centro Berman, en Chicago. El pezón (que, al igual que el clítoris, envía señales a las neuronas que inducen el orgasmo) contiene receptores que se adaptan a diversos estímulos, como por ejemplo la fricción de una camisa o la humedad de la lengua. Mientras más tiempo toques alrededor del pezón, más intensa será la estimulación directa.

Publicidad

LAS CORVAS

Al principio, muchas mujeres sienten cosquillas en este punto. Sólo tienes que esperar. "Es probable que no se excite lo suficiente", explica Gardos. Primero debes trabajar en las zonas erógenas. Cubre toda la parte posterior de la pierna, luego recorre el muslo y la pantorrilla con los dedos y acaricia la corva (parte trasera de la rodilla), utilizando tres dedos extendidos. Un toque más firme puede eliminar la incipiente sensación de cosquilleo.

Publicidad

LA ESPALDA

Dale masaje en los músculos entre el omóplato y la columna vertebral, y sigue con golpes ligeros con las yemas. "Al recorrer la espina cada vez más abajo, los nervios se vuelven más sensibles", dice Gardos. Deja que tus dedos lleguen hasta sus costados, tocando suavemente los lados de los senos. Durante la relación sexual, toma un descanso y dale un masaje en la espalda, para retrasar la eyaculación. "Cambiar a un masaje de espalda es como decir: Vaya, es considerado y me cuida y no sólo piensa en el sexo", dice Herbenick.

Publicidad

LAS PIERNAS

Investigadores holandeses descubrieron que el simple hecho de esperar que te toque inicia la actividad en los centros de planeación y motivación cerebrales, algo crucial para la excitación. "A las mujeres les gusta preguntarse: ¿Qué va a hacer después?", explica Herbenick. "Este pensamiento es crucial para la excitación psicológica y el orgasmo". Roza con suavidad sus muslos en dirección a la vagina, pero aléjate antes de llegar a esta. Respira cerca de la vagina

Publicidad
Te recomendamos

El mejor surfero español sigue en la cresta y protagoniza nuestro especial moda de ju...

Estar afeitado en un festival es un plus a tener muy en cuenta...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

Presentada la Nike Zoom Pegasus Turbo: La mezcla perfecta...

Asegurar a tu mascota y otras muchas cosas que quizá no te has planteado. ¡Ahora es e...

Protegerla no es lo único importante para tu piel este verano...