El futuro que nunca llegó: Los 5 mayores fracasos de la realidad virtual

Las HoloLens son el enésimo intento de traer la realidad virtual a los hogares. Estos otros se quedaron a medio camino
Pedro Flores -
El futuro que nunca llegó: Los 5 mayores fracasos de la realidad virtual
El futuro que nunca llegó: Los 5 mayores fracasos de la realidad virtual

Microsoft ha vuelto a hacerlo. Tras la enorme decepción que para muchos supuso el lanzamiento de Kinect en 2010, acaba de presentar un nuevo dispositivo que pretende revolucionar nuestra manera de relacionarnos con el mundo. HoloLens es el nombre escogido para estas gafas de realidad aumentada que prometen transportarnos a un universo en el que los hologramas serán tan reales como en las películas de Star Wars. Pero, ¿de verdad esto va a suceder algún día? Quizá a HoloLens le suceda lo mismo que a los siguientes inventos, que prometian un futuro que nunca llegó a suceder.

Publicidad

Second Life

¿Recuerdas cuánto dio de que hablar Second Life hace unos años? Y es que hubo un tiempo en el que parecía que todo el mundo iba a tener una vida paralela en este mundo virtual. Incluso hubieron personas que se hicieron millonarias vendiendo propiedades en lo que fue la primera burbuja inmobiliaria virtual de la historia. En su momento de máximo esplendor, llegó a tener 22 millones de usuarios activos (que se conectaban al menos una vez por semana). ¿Qué sucedió entonces para que actualmente solo quede un millón? La irrupción de las redes sociales con Facebook abriendo camino fue un golpe demasiado duro para este universo virtual.

Second Life

Publicidad

SEGA VR

SEGA, la compañía de videojuegos que plantó cara a Nintendo a principios de los 90, también intentó acercar la realidad virtual a los hogares con sus VR. Unos cascos que se conectarían a la videoconsola Mega Drive y con los que, en teoría, se podría interactuar con mundos en 3D nunca antes vistos. A pesar de que su anunció despertó un gran interés entre los consumidores, lo cierto es que el proyecto se quedó en fase de prototipo y nunca llegó a salir a la luz. ¿El motivo? Las expectactivas generadas no correspondían con la realidad tecnológica de aquella época, simplemente.

SEGA VR

Publicidad

Virtual Boy

Si los cascos VR de Sega fueron un fracaso absoluto, la consola Virtual Boy de Nintendo no se quedó atrás e incluso fue más allá. ¿De qué otra manera si no debe calificarse un proyecto de semirrealidad virtual que casi se lleva por delante la carrera de Gunpei Yokoi, el padre de la exitosa Game Boy? Y lo cierto es que la consola prometía: procesador de 32 bits, capacidad de generar gráficos en 3D, un diseño rompedor... Todo eso, sin embargo, quedó en nada en cuando Virtual Boy salió al mercado y los usuarios empezaron a quejarse de mareos y dolores de cabeza tras unos minutos de juego. Un precio desorbitado y un dudoso sistema de juego monocromático hicieron el resto: Nintendo la retiró del mercado apenas unos meses después de su lanzamiento. Ni siquiera llegó a salir en Europa.

Virtual Boy

Publicidad

Kinect

Que sí, que ya lo sabemos, que a Kinect aún le queda camino por delante. Pero si nos ceñimos a lo que prometió Microsoft cuando presentó este dispositivo en el E3 de 2009, las expectativas han quedado muy lejos, lejísimos, de la realidad. Ni permite un control total sin mandos, ni el reconocimiento facial y auditivo es todo lo preciso que se dijo en su día. De hecho, Kinect es lo que hace que nos miremos con otros ojos el vídeo con el que Microsoft ha presentado sus HoloLens.

Kinect

Publicidad

Google Glass

El último y más sonado fracaso en materia de realidad virtual (en este caso más bien realidad aumentada) son las Glass de Google. Un producto que, a pesar de haber sido anunciado durante años a bombo y platillo, ha generado mucha desconfianza en el consumidor, que no acaba de ver utilidad en ellas. Por si fuera poco, las críticas tampoco se hicieron esperar tras su -límitada- puesta a la venta de las mismas hace unos meses: precio desorbitado, cámara de baja calidad, uso éticamente cuestionable, etc. Motivos suficientes para que Google haya cancelado su producción por tiempo indefinido y, quizá, sentenciado para siempre unas gafas que lo tenían todo para triunfar.

Google Glass

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...