Hazte con los peces más grandes

Pon en práctica estos consejos y pasa menos horas contando historias de sirenitas y más tiempo capturando peces gordos.
Men's Health -
Hazte con los peces más grandes
Hazte con los peces más grandes
Encuentra el lugar perfecto

Los peces grandes suelen encontrarse en zonas donde resulta difícil capturarlos (por eso su gran tamaño). Lo ideal es localizar una zona arbolada, con ramas que acaricien la superficie del agua. Los insectos que caigan dentro sirven de alimento para el pez. Encuentra un enclave de estas características donde puedas pescar tú solo y te sientas cómodo de pie. Intenta ir a última hora de la tarde, ya que es cuando los peces suelen a ir a por el señuelo, siempre y cuando no haga mucho calor y estén perezosos.

Monta el señuelo

Si usas el montaje Texas te evitarás problemas innecesarios y que los anzuelos acaben mugrientos. Primero inserta un plomo tipo bala justo encima del anzuelo. A continuación, hinca la punta de este en la parte superior de un gusano de plástico hasta que veas que la punta se asoma aproximadamente unos dos centímetros. Desliza el gusano hasta el plomo. Gira la punta hacia el gusano y penétralo de nuevo de manera que la punta quede oculta. El gusano debería quedar suspendido, totalmente erguido.

Publicidad
Lanzamiento lateral

Si lanzas la caña por encima de la cabeza, puede que tope con alguna rama. Prueba este lanzamiento:

Paso 1: Colócate con los pies paralelos a los hombros y con el cuerpo hacia el punto que quieres que llegue el señuelo. Esta postura dará más potencia a tu lanzamiento.

Paso 2: Sujeta la caña delante de la cadera de tu lado dominante, paralela al suelo. Échala hacia atrás alrededor de tu cadera y gira despacio con la rodilla un poco flexionada.

Paso 3: Con suavidad, gira las caderas y la caña y vuelve a la postura inicial. Lanza la caña adelante y cuando esta pase por encima de la altura de las caderas, gira la muñeca hacia el punto que quieres que alcance el señuelo y suelta el hilo a la vez.

Publicidad

Cuando notes la picada, tira del anzuelo: recobra el hilo hasta que este esté tenso y levanta la caña hacia arriba o a un lado. De esta manera, te asegurarás de que el anzuelo se clave en la boca del pez y no escupa el señuelo. Coge el pez con el pulgar y el índice por la mandíbula inferior. Se moverá bastante, pero el agarrón lo inmovilizará pronto. Luego, podrás quitar el anzuelo con unas pinzas sin ninguna dificultad.

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...