Sergio Ramos, el éxito más auténtico

El jugador del Real Madrid, héroe de la final de la Champions en Lisboa y Hombre Men's Health, pasa balance a la temporada y explica sus próximos retos.
Carlos G. López -
Sergio Ramos, el éxito más auténtico
Sergio Ramos, el éxito más auténtico

"Éxito más allá del juego", el eslogan que acompaña a Sergio Ramos como nuevo embajador de las fragancias masculinas de Boss Bottled en España, parece hecho a su medida. El jugador hace balance de su carrera y nos desvela cómo afronta sus retos más inminentes: la paternidad y el Mundial.

Sergio Ramos (Sevilla, 1986) nos recibe en la habitación del hotel madrileño en el que hemos quedado para charlar. Deja a un lado un montón de camisetas que está firmando, se levanta para saludar con paso firme... y no me permite empezar sin pedirme que salude de su parte a todo el equipo de Men"s Health. Entendido esto, ahora sí, podemos comenzar.

Determinación, ambición, dinamismo y confianza. ¿Con cuál te sientes más identificado?
Me quedo con la ambición y con la confianza en uno mismo. Son fundamentales, siempre que se trabaje desde la humildad. También hay que tener una parte optimista para poder lograr tus éxitos.

Imagino que ese optimismo también lo sacarás a relucir con tus compañeros dentro del vestuario...
Eso lo tendrían que decir ellos, pero sí que me considero una persona alegre. Me gusta contagiar y transmitir esa parte de mí, para que haya buen rollo.

Sergio, ¿se ha cumplido todo lo que soñabas cuando empezaste?
He ido cumpliendo metas y alcanzando sueños, sí, pero no me ha dado tiempo a pararme y disfrutarlo. Supongo que el día de mañana valoraré todo lo que he conseguido profesionalmente y podré sentirme orgulloso de ello.

¿Sigue soñando Sergio Ramos?
Siempre hay metas por alcanzar. Ahora nos queda una competición a la que tenemos muchísimo cariño: la Champions League. Nunca la he ganado y estoy deseando poder conseguirlo. En lo personal, siempre he intentado ser feliz, ahora rodeado de mi gente, de mi chica y de mi hijo.

¿Y cómo afrontas tu recién estrenada paternidad?
Con muchas ganas. Tener un hijo te cambia la vida, la rutina, los horarios… Estoy preparándome, pero lo hago feliz.

Eres un ejemplo a seguir para hombres de todo el mundo. ¿En quiénes te has fijado tú?
He tenido la gran suerte de estar con jugadores veteranos de los que he aprendido mucho, como Pablo Alfaro o Javi Navarro. Otra persona que me ha enseñado mucho ha sido Darío Silva. Fuera del Sevilla, Maldini y Fernando Hierro.

¿Tienes también un icono en términos de estilo?
No. Me gusta la variedad. Me quedo con los que apuestan y saben ser diferentes.

¿Cómo definirías tu estilo a la hora de vestir?
Pues creo que no tengo un estilo definido. Soy imprevisible, aunque siempre le doy mi toque personal. Me interesa el rollo londinense, aunque quizá en España no se entienda tanto, pero a mí me llama mucho la atención. Me gusta la gente que tiene personalidad.

Y en breve, el Mundial de Brasil. ¿Cómo lo afrontas?
La clave del éxito de nuestra selección ha sido la humildad, el trabajo y la unión, y creo que debemos ir a Brasil convencidos de que se puede conseguir una vez más. No hay nada imposible. Hay equipo para hacerlo. A partir de ahí, intentaremos hacer el mejor papel, pero está claro que ganar el Mundial es algo muy difícil.

Oye, ¿y cómo matáis el tiempo entre partido y partido?
Hay de todo. Lo más importante es descansar, porque hay muchos entrenamientos y partidos, y se trabaja con muchísima intensidad. También tienes que comer bien para rendir a un buen nivel. Los tiempos muertos los puedes matar leyendo o jugando a la Play o a las cartas. Siendo tantos jugadores, el que se aburre allí es porque quiere.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...