¿Cómo te afecta la Luna realmente?

Hoy aparecerá en el cielo la Luna más grande de los últimos años. ¿Te afectará de alguna manera?
Martín Iraola -
¿Cómo te afecta la Luna realmente?
¿Cómo te afecta la Luna realmente?

Te lo decimos desde ya: la súper Luna del día 14 de noviembre de 2016 sólo te afectará de una forma: a nivel estético. Que no es poco. Así que búscate un buen rincón y disfruta del espectáculo. No verás algo igual hasta 2034.

¿Entonces por qué hemos escuchado una y otra vez que la Luna la Luna afecta al comportamiento? De hecho, la palabra lunático define, según la RAE, a todas aquellas personas que padecen locura, no continua, sino por intervalos (entendiendo por intervalos a las fases Lunares, por supuesto). Y eso no es todo: mareas, sueño, embarazo, adicciones. La Luna, al parecer, influye en todos estos aspectos. ¿Pero cuánto hay de cierto en todo esto?

Locos de atar

¿Es cierto que la Luna desequilibra el comportamiento de las personas con problema psiquiátricos? Si hubieras hecho la pregunta hace cien años la respuesta habría sido positiva. En el pasado era habitual relacionar los desórdenes mentales con la Luna. Y no sólo eso, también se señalaba al satélite como responsable de otras enfermedades como la epilepsia.

Pero si formulamos la pregunta en la actualidad, la respuesta será muy distinta. Las estadísticas han desmentido una y otra vez que la Luna (llena o nueva) explique dichos comportamientos. Ya en 1996, se revisaron más de cien estudios previos y llegaron a la conclusión de que las fases de la Luna no tenían ningún efecto en una larga lista de comportamientos y estadísticas, entre las que se encontraban el número de homicidios, el suicidio, los accidentes de tráfico, los secuestros, los robos, la epilepsia… Y el nacimiento de niños.

Más recientemente, una investigación publicada en la revista Nursing Research y que se ha llevado a cabo durante un periodo de 40 años, concluye que la Luna no influye ni en los nacimientos ni en los ingresos hospitalarios. “Docenas de estudios muestran que la creencia es infundada”, explica Jean-Luc Margot, profesor de astronomía en la Universidad de California en Los Ángeles (EE.UU.), responsable del estudio.

Publicidad

Poder sobre los mares

¿Qué pasa con las mareas? ¿Influye la Luna? Y tanto que lo hace. De todos los efectos que se relacionan con el satélite, el de las mareas  es probablemente el único probado por la ciencia mas allá de cualquier duda. ¿Cuál es el mecanismo? Fácil. Sólo tienes que pensar que cuanto más cerca están dos objetos, mayor es la fuerza con la que se atraen entre sí. Y eso es lo que ocurre entre nuestro planeta y su satélite.

La Luna tira de los océanos hacia ella, provocando que la Tierra se abulte ligeramente: este abultamiento crea las mareas.

Pero las mareas que tenemos se deben a que la Luna está donde está. Si estuviera más cerca, la fuerza sería mayor: las mareas bajas serían más bajas, las altas harían desaparecer las ciudades costeras.

De encontrarse 20 veces más próxima, la marea alta habría sumergido por completo a ciudades como Nueva York y Londres.

Esta relación entre océanos y Luna llevó a muchos a creer, erróneamente, que los fluidos en el interior de cuerpo humano también estaban sujetos a la influencia del satélite. Se quiso ver así algún tipo de correspondencia entre el ciclo menstrual y los ciclos Lunares.

La idea sonaba razonable. Si el agua de los océanos podía ser alterada por el astro, algo semejante podía ocurrir con los líquidos de nuestro propio organismo. Una hipótesis desmentida en un estudio publicado en el año 1978, en el que aseguraba que un mosquito posándose en nuestra piel ejerce una fuerza superior a la causada por la Luna.

Echarse un sueño

Hace unos días leíamos que una investigación había puesto de manifiesto por primera vez la influencia que la Luna sí puede tener en el hombre: según científicos de la Universidad de Basilea (Suiza) tanto la percepción objetiva como la subjetiva del sueño cambian según el ciclo Lunar. En los días cercanos a la Luna llena, la actividad cerebral en las áreas relacionadas con el sueño profundo cayó en un 30%, los analizados tardaron cinco minutos más en conciliar el sueño y de media durmieron 20 minutos menos. Como afirmó el principal responsable del estudio, Christian Cajochen, “esta es la primera evidencia fiable de que el ritmo lunar puede modular la estructura del sueño en los seres humanos”.

Pero no tan rápido. Precisamente para establecer si las fases Lunares pueden afectar de alguna manera a las personas, un equipo internacional de investigadores ha estudiado los patrones de sueño de miles de niños de todo el mundo, para comprobar si éstos se alteraban por culpa de la Luna y cómo estas alteraciones, de haberlas, modificaban sus vidas diarias. Los resultados, publicados en  la revista Frontiers in Pediatrics, del estudio revelaron que en general, la duración del sueño nocturno durante la Luna llena en comparación con la Luna nueva se reducía de media en 5 minutos (un 1% de variación). Ninguna otra actividad o comportamiento de lo pequeños sufrió modificaciones.
El estudio proporciona evidencias convincentes de que la Luna no parece influir en el comportamiento de las personas. El único hallazgo significativo fue una alteración del 1% en el sueño nocturno durante la Luna llena, pero esta variación se explica en gran parte por el amplio tamaño de la muestra estadística».

Publicidad
Te recomendamos

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Lo retro está otra vez aquí, ¡y este complemento no podía ser menos!...