Damián Quintero, el karateka más importante del mundo

Entrevista Damián Quintero
J.C. ORTEGA -
Damián Quintero, el karateka más importante del mundo
Damián Quintero, el karateka más importante del mundo

Damián Quintero (Buenos Aires, 1984) es un CAMPEÓN. Así, en mayúsculas. Su palmarés incluye la friolera de nueve victorias absolutas en Europa, algo que ningún karateca español de su modalidad había logrado hasta el momento. Lleva 15 años consecutivos subiéndose al pódium. De su cuello cuelgan 91 (sí, noventa y una) medallas en categoría absoluta: 56 internacionales (26 oros, 20 platas y 10 bronces) y 35 nacionales (20 oros, 10 platas y 5 bronces), la última de ellas conseguida el pasado 12 de mayo. Sólo en lo que llevamos de temporada ha logrado tres oros, una plata y dos bronces. Y el Ayuntamiento de Málaga, ciudad junto a la que se crió, acaba de concederle su Estrella al Mérito Deportivo. Con esas apabullantes cifras, llamarle promesa del deporte español sería casi un insulto. Quintero (apodado Kingtero por razones obvias) es una realidad desde hace tiempo. Competirá en el Mundial que se celebrará el próximo noviembre en Madrid y ya tiene la vista puesta en Tokio 2020. La portada de Men’s Health, como ves, era de las pocas cosas que no había conseguido... hasta ahora. 

El kárate no es un deporte muy popular que digamos en España. ¿Cómo empezaste en esto?

Pues de muy pequeño. Tanto que, cuando tenía cinco años y vivía en Torremolinos, donde me crié, me acerqué a un dōjō [gimnasio de kárate] pero el sensei me dijo que no tenía la estatura suficiente para ello. Cabezota como soy yo, regresé al año siguiente y entonces sí me aceptaron. 

Desde entonces, has ganado todo casi todo lo que se puede ganar. ¡Tienes Diógenes de medallas! ¿Alguna a la que le tengas un especial cariño? 

Sí, la de los Juegos Europeos de Bakú 2015. Fue muy especial para mí, porque todavía no he conseguido una olímpica (ya que el COI no admitió el kárate en los JJ.OO. hasta 2016), así que de momento es lo más parecido que tengo.

Todavía es un deporte emergente. ¿Qué crees que hace falta para que el kárate llegue  a más gente en este país?

La repercusión en prensa y en televisión es muy importante. Y que sea constante, no una vez cada cuatro años... También ayuda la figura de un deportista en concreto que sea mediático; ha ocurrido con Saúl Craviotto, Mireia Belmonte, Javier Fernández... Pero muchas federaciones cometen el error de querer dar la misma voz  a todos sus deportistas, y eso es imposible. No todos son iguales.

Tú podrías serlo para el kárate ahora, pero no siempre has estado ahí arriba. De hecho, con 20 años estuviste a punto de tirar la toalla... ¿Qué ocurrió? 

Parecía que era una gran promesa. Pero hubo un cambio en el equipo técnico de la Federación Española, y durante años no me permitieron competir fuera de España. Eso lo aguantas un año, dos... pero al cuarto te hartas. Me dediqué a sacar la carrera [ingeniería aeronáutica] y estuve a punto de dejar el kárate, pero mi círculo más cercano me apoyó para continuar con mi pasión. Y en 2013 volví a tener la oportunidad de competir internacionalmente. 

¿Cómo entrenas la fortaleza mental que necesitas?

Siempre me he considerado una persona mentalmente fuerte, pero la verdad es que nunca me había detenido a trabajar con un especialista. Desde hace un año y medio estoy con Pablo del Río, psicólogo deportivo, y me está ayudando mucho. 

¿Son las artes marciales sinónimo de violencia, como creen muchos?

El kárate enseña unos valores muy importantes. Tiene un gran componente educativo, de respeto a la autoridad (en nuestro caso, al sensei), de compañerismo... En kárate, de hecho, lo primero que se hace es saludar al adversario. Y eso se ha hecho siempre. Los katas, además, son técnicas de defensa. El kárate no un arte para atacar.

Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

En noviembre queremos que cuides de ti...

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...