Una maniobra muy eficaz para... evitar la muerte

A sus 96 años, Heimlich utilizó por primera vez la maniobra que lleva su nombre para evitar que una anciana se atragantara.
Martín Iraola -
Una maniobra muy eficaz para... evitar la muerte
Una maniobra muy eficaz para... evitar la muerte

A veces la vida se desarrolla de forma curiosa. El cirujano norteamericano Henry Heimlich es mundialmente conocido por haber creado una maniobra de primeros auxilios que sirve para sacar los alimentos que se atascan y obstruyen la vía respiratoria. Pero hasta hace unos días no la había puesto en práctica más allá del entorno académico.

Y es que a sus 96 años Heimlich tuvo que aplicar la maniobra en una anciana de 87 años que se había atragantado con una hamburguesa. Desde que la inventó en 1974, nunca hasta esta semana había tenido que practicarla en una situación de emergencia a la que se ha enfrentado en un centro de la tercera edad donde reside.

Incidente en el comedor

Mientras estaba sentado en una mesa de comedor en Cincinnati Deupree House, una residencia de lujo en la que vive, y su compañera residente Patty Ris, de 87 años, se atragantó mientras comía una hamburguesa.

"Su color de piel ya no era rosado. Su boca y labios estaban hinchados", ha señalado Heimlich a la BBC. Cuando vio esto salió corriendo de su asiento y puso sus brazos alrededor de su abdomen, presionándolo por debajo de la caja torácica.

"Después de tres golpes, el trozo de carne salió y empezó de nuevo a respirar, todo su rostro cambió ", ha explicado este cirujano en una entrevista. "Me sentí genial, después de salvarla".

Eficacia probada

Desde que se inventara esta técnica y se pusiera en práctica, se ha logrado salvar más de 100.000 vidas tan sólo en EEUU. Entre otras personas que experimentaron un atragantamiento y que experimentaron cómo la maniobra de Heimlich les salvó de la muerte se encuentran nombres como el ex presidente de EEUU Ronald Reagan, Elizabeth Taylor o Jack Lemon.

Cómo realizarla

Salva vidas por su eficacia y a lo sencillo que resulta ejecutarla. Sólo tienes que colocarte tras la víctima y abrazarla. Cierra firmemente tu mano derecha (o izquierda si eres zurdo). Con tu otra mano, agárrate el brazo con fuerza a la altura de la muñeca. Ahora es el momento de realizar la parte más delicada de la maniobra. Tira de tus brazos hacia adentro y arriba, apretando el abdomen de la víctima, con rápidos movimientos ascendentes, empleando bastante fuerza. Haz 5 de estas compresiones abdominales. Repite hasta que el objeto sea liberado.

Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...