Medusas: este verano más... y peores

Los clásicos del verano regresan a las playas del país. Sandalias, bikinis, sombrillas, crema protectora… y medusas. ¿Estás preparado contra la amenaza gelatinosa?
Martín Iraola -
Medusas: este verano más... y peores
Medusas: este verano más... y peores

Conciénciate. Y protégete: este verano va a ser un verano de medusas. "Las condiciones ambientales son favorables para su presencia", cuenta Verónica Fuentes. Y sabe de lo que habla: se trata de una destacada investigadora  del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC de Barcelona.

Maldito CO2

A la hora de señalar un culpable, los científicos no lo dudan: esta es otra de las muchas jugarretas a las que nos está sometiendo el cambio climático. Pocas lluvias durante el invierno, previsibles temperaturas elevadas en los meses de verano y un mar con unas aguas cada vez más cálidas, son todos factores que facilitan el aumento de medusas surcando el Mediterráneo y el Atlántico que nos toca.

Claro que no todo es tan sencillo. Como buena científica, Verónica Fuentes coloca matices en el escenario. "Se menciona al aumento de temperaturas como uno de los agentes responsables de la proliferación de medusas, pero es un factor que favorece solamente a algunas especies”. En otros casos, afirma la investigadora, la clave es el aumento de nutrientes. “Ahora mismo no podemos apuntar a un sólo factor para esta proliferación”, concluye.

Las especies que importan

Si te paras a pensar y tienes en cuenta que estos bichos que parecen hechos de gelatina llevan rondando por el planeta desde hace 700 millones de años, no te debería sorprender que la familia de las medusas sea numerosa. Pero numerosa en plan astronómico: dicen los científicos que existen más de 2.000 especies identificadas. Y que todavía hay muchas más esperando a ser descubiertas.

Pero a ti y a mi nos importan básicamente un par: las que rondan por nuestras costas. Quédate con sus nombres: Pelagia noctiluca y la Carabela portuguesa, especies “extremadamente urticantes”, advierte Verónica Fuentes.

La Pelagia noctiluca te la puedes encontrar en las islas Baleares y otras zonas del Mediterráneo. Es rosácea brillante y suele tener unos 8 tentáculos.  La Carabela portuguesa, por su parte, prefiere las playas de  Galicia y la Costa del Sol s. No es exactamente una medusa, aunque su picadura resulta extremadamente dolorosa.

Que no te piquen

Vale. Digamos que has tenido la mala suerte de que uno de estos bichos se haya cruzado en tu camino. Para sobrevivir al ataque de una medusa lo primero que debes hacer es identificar a la especie para conseguir el tratamiento. Pese a todo existen una serie de recomendaciones generales. Y son las siguientes:

1. Lavar la herida con agua salada (nunca con agua dulce).

2. Quitar los restos de tentáculos con guantes o pinzas. No rascar ni frotar la zona afectada.

3. Aplicar compresas calientes (no más de 45 grados) y, a continuación, compresas frías. No secar la piel con toallas ni echar arena.

4. No lavar con vinagre las heridas provocadas por la Pelagia noctiluca y la Carabela portuguesa, sí las de Carybdea marsupialis.

5. En caso de que el dolor persista, aplicar Lidocaína.

6. Aplicar antiséptico en la herida hasta que cicatrice.

Te recomendamos

¿Qué pasa cuando eres deportista pero tu cuerpo rechaza alimentos como los cereales, ...

Las fibras capilares son una gran solución contra la pérdida de pelo...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Puedes entrenar en casa igual (o mejor) que en un gimnasio...

Ha llegado la hora de ponerle fin al problema y optar por el microinjerto capilar en ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...